Estas ayudas buscan asegurar la continuidad de las empresas viables en riesgo de desaparecer, ya sea potenciando el relevo en el entorno familiar o entre los mismos trabajadores.

El importe total de la convocatoria es de 100.000 euros, y se dirige tanto a trabajadores autónomos que quieran plantear un relevo empresarial, como microempresas y pymes de los ámbitos comercial, de servicios e industriales.

En el marco de esta convocatoria se subvencionarán proyectos de planificación de los procesos de relevo en la empresa tales como protocolos de empresa familiar, planes de continuidad, o bien planes de relieve externo, cuando el relevo se pretenda realizar por parte de trabajadores de la empresa.
 
Esta subvención, publicada hoy en el BOIB, busca asegurar la continuidad de las empresas viables, ya sea potenciando esta continuidad en el entorno familiar o, cuando no sea posible, entre los mismos trabajadores. Entre sus finalidades se encuentra también revertir procesos de destrucción de las capacidades productivas y el envejecimiento del sector a partir de políticas orientadas a mejorar la competitividad, la consolidación y el crecimiento del conjunto de empresas de carácter familiar, mayoritario en las Islas. Como consecuencia de la implementación de estas ayudas se espera mantener la continuidad de los negocios y evitar la pérdida de actividad empresarial y de puestos de trabajo.

Esta línea de ayudas subvencionará el 50% de los gastos por importes que van desde 6.000 euros a 10.000 euros y que deben servir para financiar:

• Los gastos de consultoría externa especializada para la elaboración del protocolo de empresa familiar o del plan de relevo.
• Gastos notariales y en su caso registrales que se puedan generar.
 
Las empresas que quieran realizar este plan de relevo generacional tienen hasta el 29 de agosto para solicitar la ayuda. Los proyectos se ejecutarán entre el 1 de enero de 2018 y el 30 de septiembre de 2018.

Aquí tenéis el enlace a la guía de tramitación de la ayuda.